CÍRCULO DE SILENCIO CÁDIZ | EN SOLIDARIDAD CON LOS MIGRANTES Y REFUGIADOS | TODOS LOS SEGUNDOS MIÉRCOLES DE CADA MES EN LA PLAZA DE LA CATEDRAL DE CÁDIZ ¡¡ÚNETE!!
PRÓXIMA CONVOCATORIA: MIÉRCOLES 11 DE OCTUBRE DE 2017

Toggle Bar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PROGRAMA DE ACOGIDAS HUMANITARIAS Y DE INTERVENCIÓN SOCIAL EN EL CENTRO DE INTERNAMIENTO DE EXTRANJEROS DE TARIFA.

Programa en colaboración con el Secretariado de Migraciones y la Asociación Cardijn para desarrollar acogidas humanitarias de inmigrantes en situación de desamparo y para realizar una intervención humanitaria integral el Centro de Internamiento de Extranjeros de Tarifa.

ACTIVIDADES

PRIMERA: Acogida integral de inmigrantes en situación de desamparo, al  ser puestas en libertad desde el CIE de Tarifa.

Las personas que son internadas en el CIE lo son a efecto de garantizar la efectividad de la medida de expulsión. Cuando esta expulsión, por diferentes razones no puede llevarse a efecto, estas personas son directamente puestas en libertad, careciendo en su gran mayoría de recursos materiales y sociales que permitan no sólo iniciar su recorrido migratorio, sino ni siquiera su desplazamiento a otro punto del territorio español. El número aproximado de personas que anualmente ocupan este establecimiento policial en Tarifa asciende a 1300.

Estas acogidas se vienen realizando básicamente una vez que se ha cumplido el período de internamiento, por un máximo de 60 días, o bien cuando se producen llegadas masivas a través del Estrecho de Gibraltar.

Estas acogidas se realizan de manera coordinada con las autoridades policiales a cargo del CIE de Tarifa.

Las acogidas se realizan en la Residencia de Inmigrantes gestionada por la Asociación Cardijn en colaboración con el Secretariado de Migraciones.

Es una instalación que dispone de 13 plazas para acogidas residenciales y 28 plazas para acogidas de emergencia.

Las 13 plazas están destinadas a inmigrantes con una especial problemática personal, bien de carácter social o bien de carácter sanitario. Por  problemática de carácter social nos referimos a jóvenes extutelados o solicitantes de protección internacional, básicamente. Por problemática de carácter sanitario nos referimos a aquellas personas que, al intentar acceder a territorio español, han sufrido algún tipo de perjuicio físico de gravedad. En este último caso, actualmente en la Residencia se encuentran dos inmigrantes que han sufrido la pérdida de un ojo por estallido del globo ocular al intentar entrar en España y que se encuentran sometidas a un dilatado proceso médico – quirúrgico.

La acogida de inmigrantes con problemas de salud obliga también a abordar los gastos de carácter sanitario no cubiertos por la sanidad pública. Los ocupantes de estas plazas residenciales no tienen prefijado límite de estancia, a la vista de las circunstancias anteriormente indicadas.

Las 28 plazas de acogida de emergencia están destinadas a aquellas personas que, sin carecer de especiales condicionantes sociales o sanitarios, abandonan el CIE sin tener los recursos suficientes una vez puestas en libertad.

La duración de la estancia en nuestra residencia es breve, al no superar como regla general, el período de una semana. Durante este tiempo, se llevan a cabo contactos con la familia en el país de origen, bien sea a través de teléfono o de internet, y con los referentes que tienen en España o en la propia Unión Europea. Asimismo se determina con precisión el lugar exacto del territorio nacional al que han decidido dirigirse.

En ambos supuestos, además del alojamiento, a las personas acogidas se les facilita la alimentación y el vestido, los gastos médicos necesarios y las llamadas telefónicas a familiares y contactos, allá donde se encuentren.

Además se pone a su disposición las aulas informáticas para que puedan contactar con sus familias a través de redes sociales y, finalmente, se abonan los billetes en transporte público, siempre en territorio español, para que se desplacen a sus puntos de destino.

El personal que atiende a estos inmigrantes acogidos lo conforman un Coordinador General, una limpiadora y cinco voluntarios.

SEGUNDA: Refuerzo de la acogida humanitaria a las personas que se encuentran internadas en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Tarifa.

La entrada en el CIE suele producirse en importantes condiciones de precariedad, como consecuencia de la propia naturaleza de la travesía que se realiza por el Estrecho de Gibraltar.

Sin equipajes, con escasos efectos personales, las autoridades proveen de los elementos más imprescindibles para el aseo y la higiene personal, así como para su vestido. No obstante, dadas las circunstancias, se hace necesario reforzar esta entrega de enseres personales, así como la facilitación de comunicaciones telefónicas con familiares o personas de su  Entorno.

Esta actividad es desarrollada diariamente por un voluntario, habitualmente en horario de mañana, sin perjuicio de su intervención en otros momentos cuando las circunstancias lo requieren

TERCERA: Clases de español para extranjeros internos en el CIE de Tarifa.

El aprendizaje de los rudimentos esenciales del español es una necesidad para personas que, mayoritariamente, una vez que han cumplido el período de internamiento, son puestas en libertad y que, como regla general, deben cruzar el territorio nacional , bien para establecerse en España, bien para trasladarse a otro país europeo.

En ambos casos, es imprescindible un mínimo conocimiento de la lengua española para poder desenvolverse, aunque sea de una manera básica, en la sociedad española, de tal modo que a las personas que decidan trasladarse a otros puntos, este aprendizaje les permita alcanzar su destino, y que para las personas que deciden establecerse en España les permita acceder a un alojamiento y, en su caso, a un puesto de trabajo.

Las clases de español son desarrolladas por un grupo de cinco voluntarios, con una periodicidad semanal, para no interferir en los horarios propios del Centro.

CUARTA: Actividades de ocio y tiempo libre.

Los CIE's son un espacio que, por causa de los tiempos máximos de estancia, carece de elementos que permitan una estancia en la que los tiempos muertos no ocupen la mayor parte del día.

Al mismo tiempo, la privación de libertad acarrea una situación muy cercana al stress, por lo que es necesario implementar actividades que permitan una cierta sensación de relajación entre los internos, contribuyendo de este modo a cimentar una adecuada convivencia en un ámbito tan complejo como es un centro de detención.

Las actividades de ocio y tiempo libre consisten, por una parte, en actividades culturales: audición de música, visionado de películas, adquisición de libros y revistas en diferentes idiomas, etc.

De otra parte hay actividades deportivas, básicamente, fútbol y baloncesto, que se realizan en los espacios habilitados con los que cuenta el CIE.

Dada la constante utilización de estos elementos, su desgaste es permanente, por lo que constantemente han de estar reponiéndose, con las dificultades presupuestarias que ello conlleva.

QUINTA: Asesoramiento y asistencia en materia protección internacional.

Al ser el CIE de Tarifa el único Centro de Internamiento de España eminentemente de frontera, el perfil de los extranjeros es muy coincidente con el de personas que huyen de conflictos bélicos, religiosos, étnicos, políticos, etc.

El contenido de la información acerca de la protección internacional es muy farragoso y complejo, por lo que se hace necesario una atención directa y personal para poder desmenuzar esa información y determinar si una persona pude ser susceptible o no de obtener ese estatuto jurídico que facilita su estancia y permanencia en España.

A la vez, en el supuesto de que sí sea susceptible, es necesaria la intervención jurídica durante la tramitación del correspondiente expediente administrativo.

Esta actividad se realiza por un abogado, que con periodicidad semanal se desplaza al CIE para desarrollarla.

SEXTA: Asistencia religiosa y pastoral.

Conforme contempla el Acuerdo Marco establecido entre el Ministerio del Interior y la Conferencia Episcopal Española, los extranjeros internos católicos tienen derecho a ser asistidos religiosamente por un sacerdote y un equipo de pastoral.

Por ello, hasta el CIE de Tarifa se desplaza semanalmente un sacerdote junto a un equipo de pastoral para realizar una labor de acompañamiento, de apoyo y de cercanía con todos estos inmigrantes.

Semanalmente se celebra la Eucaristía o una Celebración de la Palabra en la que pueden participar voluntariamente todos los inmigrantes que lo deseen.

Al mismo tiempo, el Equipo de Pastoral está disponible para  atender a todos los inmigrantes que lo deseen.

Share