CÍRCULO DE SILENCIO CÁDIZ | EN SOLIDARIDAD CON LOS MIGRANTES Y REFUGIADOS | TODOS LOS SEGUNDOS MIÉRCOLES DE CADA MES EN LA PLAZA DE LA CATEDRAL DE CÁDIZ ¡¡ÚNETE!!
PRÓXIMA CONVOCATORIA: MIÉRCOLES 12 DE DICIEMBRE DE 2018

Toggle Bar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Búsqueda en archivo

INFORME DEL SECRETARIADO DE MIGRACIONES A LA DEFENSORA DEL PUEBLO

INFORME DEL SECRETARIADO DE MIGRACIONES

DIÓCESIS DE CÁDIZ Y CEUTA

A LA DEFENSORA DEL PUEBLO

Cádiz, a 13 de Junio de 2014

LA CIUDAD DE CEUTA.

La compleja de situación de Ceuta, ciudad autónoma española situada en el continente africano, implica una visión y una gestión de los flujos migratorios igualmente complejas.

La existencia de las fronteras terrestres, con gran despliegue de medidas de seguridad, la propia configuración de la sociedad ceutí - con al menos un 40% de población musulmana -, la convivencia con barrios profundamente deprimidos desde el punto de vista económico, ser el punto de confluencia de diferentes rutas migratorias, la saturación del CETI, la permanencia de unidades familiares completas, la práctica prohibición de abandonar el territorio ceutí, etc., configuran un panorama que requiere de medidas enérgicas destinadas, por un lado, a la protección y salvaguarda de los derechos humanos, y por otro lado, a incidir en una mejora en la gestión de un espacio tan profundamente complejo como es Ceuta

Para una mejor comprensión de lo anteriormente expuesto, se especifican una serie de áreas que son objeto de especial preocupación para este Secretariado Diocesano de Migraciones.

1. Barrios musulmanes en Ceuta

Según las cifras oficiales, un 42%[1] de la población residente en Ceuta es de religión musulmana. Esta población se ubica básicamente en los barrios de mayor pobreza de Ceuta: El Príncipe, Recinto, Benzú, Hadú y Juan Carlos I.

Como elementos comunes de estos barrios cabe señalar una importante vulnerabilidad socioeconómica - con cifras en torno al 40% de paro general y del 36% de paro juvenil -, una altísima presencia de población sin ningún tipo de estudios (34%), un importante número de viviendas sin servicios o aseo (6%) y una desorbitada tasa de delincuencia (casi un 70%) [2] .

Esta realidad, fácilmente constatable desde la simple observación, permanece muy oculta para la acción de los poderes públicos, dando pie a auténticas situaciones de pobreza y exclusión social.

A esta realidad objetiva, se une una realidad subjetiva que también debiera ser considerada insoportable y frente a la que los poderes públicos manifiestan un escaso margen de reacción.
Nos referimos a la presencia de mujeres musulmanas sin identidad, en la mayoría de las ocasiones menores de edad (petites bonnes), habitualmente de procedencia marroquí, que desempeñan la labor de "criadas" o personal de servicio doméstico a cambio exclusivamente del alojamiento y manutención en condiciones muy precarias. Esta realidad suele encubrir no sólo la vulneración de derechos laborales esenciales o hiperbásicos, sino también en muchos casos, un clima de violencia o de abusos sexuales que escapan de la persecución por parte de las autoridades.

Como elementos comunes de estos barrios cabe señalar una importante vulnerabilidad socioeconómica - con cifras en torno al 40% de paro general y del 36% de paro juvenil -, una altísima presencia de población sin ningún tipo de estudios (34%), un importante número de viviendas sin servicios o aseo (6%) y una desorbitada tasa de delincuencia (casi un 70%) [2].

2. Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes – CETI - de Ceuta
El CETI, concebido como un espacio de aclimatación de la persona inmigrante irregular que accede a territorio español, ha dejado de cumplir esa función para la que fue creado.


Según los datos que obran en nuestro poder, el CETI tiene una capacidad de 512 plazas, encontrándose en este momento su nivel de ocupación por encima de las 600 personas (610). El tiempo medio de estancia de estas personas en el CETI se cifra en este momento en 140 días[3]. Aunque son cifras que distan de las que actualmente existen en relación con el CETI de Melilla, sí es cierto que se reproducen una serie de características comunes entre uno y otro, así como elementos diferenciales en el caso de Ceuta.


En relación con la situación del CETI de Ceuta hay que partir del hecho conocido de la presencia no sólo de personas con un proyecto migratorio individual, sino también de unidades familiares completas. Al mismo tiempo, como hecho relativamente frecuente, hay que tener en cuenta la generación de relaciones afectivas y familiares entre personas de diferentes nacionalidades que se conocen en el CETI.


Esta disparidad de situaciones origina, dentro de las propias particularidades del CETI, recurso limitado por su propia naturaleza, que deberían ser mejoradas al objeto de poder facilitar una atención dignificada e integral a las personas que en él residen, sin que se den espacios de mezcla que pueden resultar perjudicial para los menores en ocasiones.

El CETI, concebido como un espacio de aclimatación de la persona inmigrante irregular que accede a territorio español, ha dejado de cumplir esa función para la que fue creado.


Por otro lado, hay que referirse al tiempo medio de estancia en el CETI que señala la Delegación del Gobierno en Ceuta y que se fija en torno a los 4 meses y medio. Este dato permitiría pensar en un traslado a la península a dispositivos humanitarios públicos o privados; sin embargo, en muchos casos, ese traslado tiene lugar a alguno de los Centros de Internamiento de Extranjeros en España por períodos de hasta 60 días como máximo, que claramente desvirtúan esa cifra de estancia media.
En cuanto a las nacionalidades que ocupan el CETI en Ceuta, la mayoría de personas proceden del África subsahariana, a las que se suma una importante presencia de nacionales de Argelia.

3. Situación de emergencia de los ciudadanos procedentes de SIRIA
Sin embargo, también está acogido en el CETI un importante número de personas procedentes de Siria y que revisten circunstancias especiales por diferentes motivos:

  • Huyen de una zona con un grave conflicto bélico.

  • Revisten caracteres de solicitantes de asilo o de protección internacional

  • Suele tratarse de unidades familiares amplias

  • Tienen privada su libertad ambulatoria al impedírseles el traslado a la península, por la consideración que al efecto realizan las autoridades del Ministerio del Interior

Esta situación ha desembocado en la creación de un asentamiento en la Plaza de los Reyes, integrado por alrededor de 80 personas de nacionalidad siria, y en el que se encuentran menores de edad, que amenaza con el estallido de un conflicto, dadas las continuas tensiones existentes entre fuerzas policiales y las personas asentadas.

4.Valla fronteriza o perímetro fronterizo de Ceuta
Por los medios de comunicación en los últimos meses son de todos conocidos las deficiencias de todo tipo que presenta el eufemísticamente denominado perímetro fronterizo de Ceuta.


Según datos que obran en nuestro poder, desde los lamentables sucesos del 6 de febrero de 2014 en el que al menos 15 personas fallecieron al entrar en territorio español – y al que más adelante nos volveremos a referir – alrededor de 100 personas han accedido irregularmente a España, mientras que alrededor de 1900 personas lo habrían intentado, siendo rechazadas por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado[4]. No obstante, también habría que tener en cuenta, aunque carecemos de datos para sustentar esta opinión, la labor que realizan las fuerzas policiales marroquíes en su territorio nacional.

– alrededor de 100 personas han accedido irregularmente a España, mientras que alrededor de 1900 personas lo habrían intentado, siendo rechazadas por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

A este respecto, cabe hacer diferentes consideraciones. En primer lugar, hay que reiterar la denuncia, por inhumanas, de las concertinas existentes en el vallado que separa España de Marruecos. Estas concertinas, que llevan instaladas en Ceuta desde 2005 y que nunca fueron retiradas, constituyen un ultraje a la dignidad humana, así como un trato inhumano y degradante, en los términos establecidos por los convenios internacionales en materia de derechos humanos suscritos por España.


Por otra parte, hay que hacer referencia igualmente a la práctica de las denominadas devoluciones en caliente, también denunciadas por diferentes organismos y entidades, entre ellos la propia oficina del Defensor del Pueblo y el Consejo General de la Abogacía Española, y que suponen una vulneración tanto del propio ordenamiento jurídico español como de las obligaciones internacionales contraídas por España. El reconocimiento que de hecho han realizado las autoridades españolas creemos que releva de cualquier otra consideración al efecto.


Sin embargo, junto a estos extremos, hay que poner de manifiesto la extrema rigurosidad, por no emplear otro tipo de sustantivo, con el que las fuerzas y cuerpos de seguridad de España y Marruecos vienen utilizando para intentar impedir los accesos irregulares a la ciudad de Ceuta.


En relación con ello, la utilización de material antidisturbios excede con mucho el legítimo derecho de un Estado a proteger sus fronteras. Es frecuente la utilización de balas de goma contra aquellas personas que intentan acceder a través de la valla a Ceuta, sin que a nuestro juicio se respeten unas reglas mínimas de proporcionalidad en el uso de dicho material antidisturbios, que además otras instancias pueden estar avalando.
Dos ejemplos reales ayudarán a explicitar mejor estas circunstancias. En concreto, en estos momentos reside acogido por nuestras entidades el ciudadano camerunés Samuel Parfait Bayeck, de 28 años de edad, que el día 5 de diciembre de 2013, como consecuencia de un disparo con un arma lanza balas de goma efectuado por un miembro de la Guardia Civil al acceder a Ceuta por encima del vallado ha sufrido la pérdida por estallido de su globo ocular izquierdo así como múltiples fracturas en la zona mandibular. Este asunto está judicializado (Diligencias Previas 400/2014 del Juzgado de Instrucción número Tres de Ceuta), aunque sorprendentemente, el citado órgano jurisdiccional ha acordado el sobreseimiento de esta causa por no ser constitutiva de infracción penal. Adjuntamos documentación acreditativa tanto de la personalidad como de las vicisitudes médicas y judiciales del Sr. Bayeck.

El segundo ejemplo lo constituye el también ciudadano camerunés Benoit Valtere, que el día 23 de marzo de 2011, en la ciudad marroquí de Nador, en el monte Gurugú, fue reprimido por miembros del ejército marroquí para dispersar una concentración de inmigrantes y a resultas de un golpe en el rostro con una defensa de goma sufrió la pérdida por estallido del globo ocular derecho, siendo trasladado posteriormente a la localidad fronteriza de Oujda en calidad de detenido, junto con otras 40 personas, y sin recibir la más mínima atención sanitaria, siendo abandonado a su suerte. Actualmente vive acogido en Cádiz en una de nuestras residencias para inmigrantes tras haber intentado acceder a España desde Nador de nuevo.

CIE DE ALGECIRAS Y SU ANEXO EN LA ISLA DE LAS PALOMAS DE TARIFA

1. Actuación en Centro de Internamiento de Extranjeros de Algeciras y su anexo de Tarifa


Desde el año 2006, el Secretariado Diocesano de Migraciones ha venido realizando labores de asistencia social y humanitaria en las dependencias policiales ubicadas en la isla de las Palomas de Tarifa. A partir del año 2013, este trabajo se ha incrementado en un doble sentido: por una parte, realizando asesoramiento jurídico y acciones formativas; por otra parte, ampliando el ámbito del asesoramiento jurídico al módulo de mujeres del Centro de Internamiento de Algeciras, así como a solicitantes de asilo o protección internacional en este mismo centro.


Creemos significativa esta labor en el marco de este documento por cuanto estos centros dependientes de la Dirección General de la Policía del Ministerio del Interior suelen acoger, de un lado, a aquellas personas que, partiendo de Marruecos, intentan acceder, habitualmente en pequeñas embarcaciones, a territorio peninsular español; de otro lado, porque también han empezado a acoger a personas procedentes de los CETIs, sea el de Ceuta o el de Melilla, que son trasladadas a la península para descongestionarlos.


Este trabajo se realiza de manera abiertamente desinteresada por parte de nuestras entidades, lo que supone un importante esfuerzo personal y económico, que habrá que encajar en el nuevo escenario diseñado por el Real Decreto 162/2014, de 14 de marzo, por el que se aprueba el reglamento de funcionamiento y régimen interior de los centros de internamiento de extranjeros.

ANTE EL DRAMA DE LOS INMIGRANTES FALLECIDOS AL INTENTAR ACCEDER A ESPAÑA

1. El drama de los inmigrantes fallecidos y las gestiones para conectar con la familia de origen.


Uno de los aspectos más soslayados de la actuación de la Iglesia en la Diócesis de Cádiz y Ceuta es el papel que viene desempeñando con motivo de los fallecimientos que se producen tanto con motivo de los intentos de acceso a territorio español a través de la valla en Ceuta como a través de los accesos irregulares a través del estrecho de Gibraltar.


El ejemplo más reciente y dramático lo encontramos en los fallecidos el día 6 de febrero de 2014, de los cuales 5 fallecidos fueron enterrados en el cementerio de Santa Catalina, tras oficiarse sus funerales por los representantes del Obispado en la ciudad autónoma.


Esta es una realidad que permanece oculta en muchas ocasiones y que tiene su máxima expresión en el deseo de intentar contactar con la familia en el país de origen, para poder transmitir nuestra cercanía y afecto en momentos tan dramáticos.


En este sentido, no es frecuente encontrar colaboración con las autoridades de los países de origen cuando el fallecido puede ser identificado, así como creemos que es también posible mejorar la actuación de las representaciones diplomáticas españolas en el exterior al objeto de poder comunicar tan desgraciados sucesos.

 

 


[1] Estudio demográfico de la población musulmana en España. Unión de Comunidades Islámicas de España, 2014

[2] Análisis Urbanístico de Barrios Vulnerables. Universidad Politécnica de Madrid. 2013

[3] Delegación del Gobierno en Ceuta

[4] Agencia EFE, citando al Ministerio del Interior

Share