CÍRCULO DE SILENCIO CÁDIZ | EN SOLIDARIDAD CON LOS MIGRANTES Y REFUGIADOS | TODOS LOS SEGUNDOS MIÉRCOLES DE CADA MES EN LA PLAZA DE LA CATEDRAL DE CÁDIZ ¡¡ÚNETE!!
PRÓXIMA CONVOCATORIA: MIÉRCOLES 12 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Toggle Bar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VII CONGRESO MUNDIAL DEL EMIGRANTE Y REFUGIADO.

Desde siempre, las mariposas y las golondrinas y los flamencos vuelan huyendo del frío, año tras año, y nadan las ballenas en busca de otra mar y los salmones y las truchas en busca de sus ríos. Ellos viajan miles de leguas, por los libres caminos del aire y del agua.

No son libres, en cambio, los caminos del éxodo humano.

En inmensas caravanas, marchan los fugitivos de la vida imposible. Viajan desde el sur hacia el norte y desde el sol naciente hacia el poniente.

Les han robado su lugar en el mundo. Han sido despojados de sus trabajos y sus tierras. Muchos huyen de las guerras, pero muchos más huyen de los salarios exterminados y de los suelos arrasados.

Los náufragos de la globalización peregrinan inventando caminos, queriendo casa, golpeando puertas: las puertas que se abren, mágicamente, al paso del dinero, se cierran en sus narices. Algunos consiguen colarse. Otros son cadáveres que la mar entrega a las orillas prohibidas, o cuerpos sin nombre que yacen bajo tierra en el otro mundo adonde querían llegar. (Eduardo Galeano)

Gracias por la invitación

Soy el Director del secretariado de la CEM. Formo parte de la delegación española compuesta además de la Directora de Inmigración, por 5 delegaciones (Barcelona, Burgos, San Sebastián, Cádiz-Ceuta y Zaragoza), presididos por, Mons. Don Ciriaco Benavente, Presidente de la CEM que tanto impulsan la labor pastoral de la Iglesia en España con los emigrantes.

Hace unas doce horas, ante las puertas del congreso de diputados en Madrid, se ha presentado por parte de más de 100 organizaciones civiles y religiosas, una petición para que no se apruebe la cobertura legal a las llamadas devoluciones sumarias o "devoluciones en caliente" como decimos en España. Dicha petición se ha apoyado entre otros documentos en escritos de la comisión episcopal de migraciones, que junto con Caritas, Confer, y SJM denunciaron este tema.

Entendemos que esta posibilidad atenta a la dignidad y los derechos fundamentales de los inmigrantes en la fronteras. Desde aquí, desde Roma, desde este Congreso Mundial de Migraciones del Pontificio Consejo nos unimos a esta petición.

Esta es una más de las acciones que la Iglesia en España hace en su función de denuncia evangélica, al lado de otras muchas, cuando se atenta a la dignidad de los inmigrantes, hijos de Dios y hermanos nuestros. Y al lado de esta acción se han multiplicado otras muchas acciones pastorales y sociales. Como por ejemplo la denuncia ante la situación de los Centros de internamiento que, por un convenio aprobado recientemente con la Administración pública, dispone ya de capellanes católicos estables para la atención pastoral integral con los retenidos. La Iglesia española también, durante estos últimos años, ha procurado difundir su misión por muchos medios (revistas como Ventana Europea, campañas, conferencias etc.), y procura hacerse presente en los Medios de Comunicación Social sobre todo para diluir prejuicios y estereotipos sobre los emigrantes. Ofrece el impulso de la fe y la oración en Encuentros, Vigilias etc., y organiza numerosas Jornadas nacionales o por zonas. Y da gracias al Señor anualmente en las Jornadas mundiales que congregan a numerosos emigrantes de muchos países a celebrar la Eucaristía en las catedrales de las Diócesis, cuyos pastores escriben cartas pastorales frecuentes con este motivo. También se dedica a formar, a todos los niveles, a los sacerdotes y agentes de pastoral de migraciones con distintos planes de formación algunos de ellos avalados por Universidades de la Iglesia (la Pontificia de Salamanca entre ellas) y que además de la formación también realizan excelentes estudios de investigación como, por ejemplo, la que hace el Instituto de Investigación para las Migraciones de la Universidad de Comillas que recientemente ha celebrado su XX aniversario

España ha acogido aproximadamente a 6 millones de emigrantes, y lo hace en la época de una cruel crisis, en la que los emigrantes no son autores sino víctimas. Creemos que la respuesta de la sociedad y de la iglesia ha sido generosa en estos quince últimos años. Hemos pasado de ser país de emigrantes a ser país de inmigración. Y ésta nos sobrevino de manera rápida, fue muy plural, diversa, y nos encontró sin apenas estructuras de acogida. Pero la iglesia se puso, en muchos casos, en una generosa disposición de acogida, apoyo y hospitalidad especialmente con los llamados emigrantes irregulares.

Ahora estamos en el paso de una acción de acogida a otra acción permanente de integración y cohesión social. A nosotros nos gusta más hablar de comunión porque el extranjero es algo más que un trabajador o número sociológico o político, Es mi hermano porque somos parte de la gran familia de Dios. Y entre ellos últimamente estamos dedicando muchos esfuerzos a la coordinación de la labor que la Iglesia hace a través de grupos, instituciones y congregaciones religiosas con las personas víctimas de la trata o los menores en situación de riesgo que son unas de las crueles consecuencia sobre todo de la inmigración irregular.

Esta acogida como les decimos, se ha tenido en medio de una crisis brutal donde 6 millones de españoles están en paro. Eso demuestra más la generosidad y el esfuerzo de nuestras gentes.

Además seguimos apoyando a las más de 60 misiones católicas para emigrantes de habla hispana en Europa. Son lugar de referencia y acogida para los emigrantes españoles (que ahora también vuelven a emigrar) y últimamente para todos los latinos que encuentran en estos lugares de acogida necesaria. Aprovechamos esta ocasión y este foro para seguir pidiendo con fuerza, acuerdos con las conferencias episcopales de América latina y del CELAM para que envíen agentes de pastoral y sacerdotes que ayuden y acompañen a los emigrantes latinos en España y en Europa. Es urgente.

Nuestro camino hacia la integración se encuentra ahora en una sociedad más multicultural. Creemos que la inmigración ha venido a España para quedarse, aunque algunos se estén marchando. A principios de 2014 había 5.000.258 extranjeros empadronados en España (INE) "a pesar de la crisis", Ha habido 1.020.808 concesiones de nacionalidad española por residencia entre 2003 y 2013 según el Ministerio de Empleo, y en el 18% de los matrimonios contraídos en 2013 uno de los cónyuges era extranjero. En las familias y escuelas cada vez conviven más personas con nacionalidad española y extranjera junto a muchos niños "españoles" o no pero inmigrantes de segunda generación. El fenómeno de la familia emigrante como factor de integración ha constituido para la Iglesia Española un tema muy recurrente que ha sido motivo de estudio en Congresos y Seminarios de Estudio. Hay misas y catequesis en bastantes parroquias con más inmigrantes que autóctonos... Nos ha cambiado la sociedad y la feligresía, y no de modo temporal

Se les atiende de manera ejemplar, aunque falta todavía más sensibilidad y acciones al respecto en comunidades y parroquias, hay muchas congregaciones religiosas, despachos de Caritas, organizaciones católicas , voluntarios y muchas ong's que se dedican a ello. Creemos modestamente que es ejemplar el trabajo que hacen muchas delegaciones Diocesanas a quienes desde aquí queremos agradecer públicamente su generoso y eficaz esfuerzo y entrega.

Junto a la acogida y la integración, la cohesión social y la comunión la Iglesia en España trabaja con ahínco, entre aciertos y errores, por los caminos de una pastoral cada vez más coordinada y en redes.

No olvidamos nuestra estrecha relación con África pues somos la frontera de Europa con el continente africano. Y además de trabajar en la acogida, acompañamiento y defensa de los emigrantes, que atraviesan el mar a costa, muchas veces, de sus vidas, o de vallas con concertinas hirientes que deberían ser sustituidas por los lazos de la solidaridad, nos importaba mucho visitar el lugar de origen inmediato de los emigrantes subsaharianos. Por eso, como expresión de nuestra cercanía a ellos, hemos tenido recientemente una experiencia para que los agentes de pastoral, sacerdotes, delegados etc. de toda España pudieran conocer de primera mano la situación del otro lado del mar. Hicimos al respecto la llamada "Peregrinación de las dos orillas", con la organización de la delegación de Cádiz-Ceuta y el apoyo de la CEM. 50 personas, con tres obispos de España y tres en Marruecos, hemos compartido la situación de los emigrantes en el norte de Marruecos y comprobado "in situ" la importante y evangélica labor de la Iglesia Católica que dialoga con las obras de la caridad más extendida posible.

Queríamos experimentar, en una semana, la cercanía del emigrante que sufre y a quien tenemos que defender siempre, queríamos animar a la gran labor de la Iglesia en Marruecos, y queríamos, sobre todo, hacer lo que nos pide el Papa emigrante Francisco: "tocar" a los pobres, "olerlos", porque como él mismo dice "quien quiera "tocar" a CRISTO que toque a los pobres".

Y ahora les dejo con una muestra de lo que hace la iglesia española en un video de 8 minutos. Tras ella estaremos atentos al testimonio de nuestro hermano español el ejemplar Arzobispo de Tánger, para que se oiga la voz del Norte de África tan pegado a nuestras costas. Para nuestro video nos pidieron no hablar tanto de lo que hace la Comisión sino trasmitir experiencias personales y testimonios de emigrantes con las dificultades y fronteras de todo tipo que tienen que atravesar. Algunos, lo veremos en el video, lo logran. Ellos son los auténticos protagonistas de este Congreso y a ellos –a nuestros queridos inmigrantes en España y en el mundo, les damos las gracias por su empuje y deseos de construir un mundo mejor.

Terminamos nuestra exposición con estas frases del último mensaje de nuestros obispos en la centenaria Jornada del Emigrante y refugiado: "Con los emigrantes y refugiados haciendo un mundo mejor". Con ellos y al servicio de ellos ha estado nuestra Iglesia durante estos cien años. Y con ellos queremos seguir estando, compartiendo sus gozos y esperanza, sus tristezas y angustias, acogiendo sus dones, ofreciéndoles el amor y el dinamismo liberador que nacen de Jesucristo y de su Evangelio

A todos ustedes muchas gracias por su atención.

Share